Guatemala sin rumbo


Nuestro país está atravesando tiempos muy difíciles, no solo por el pésimo gobierno que hemos tenido que soportar estos últimos dos años y medio —donde ha imperado el cinismo, ataques a la prensa, escándalos y corrupción—, sino que además tiene un componente adicional a los otros, darse a la tarea de sacar a la Cicig de Guatemala, para esto han decidido aliarse con cualquier persona que tenga ese mismo objetivo.

Y justamente en estos últimos meses los enemigos de la lucha anticorrupción, se han dedicado a difundir el mensaje de que la Cicig está debilitada y a punto de ser aniquilada. No es extraño que esta gente intente socavar la lucha contra la corrupción utilizando todos los medios posibles.

Pero así mismo, Estados Unidos no se ha quedado de brazos cruzados, en poco tiempo será publicada la lista de los corruptos guatemaltecos con nombre y apellido, un fuerte mensaje de parte del gobierno de Donald Trump, para expresar que no se tolerará ningún tipo de corrupción ni abuso por parte de los funcionarios públicos. Basta una simple sospecha para aparecer en esa lista negra.

Este listado incluirá no solo a los señalados de corrupción y narcotráfico, sino también a quienes hayan financiado ilícitamente campañas políticas. Esto ayudará de alguna manera para las próximas elecciones del 2019. Porque ya se sabe que cuando pensamos que ya no puede venir otro gobierno más corrupto e inútil, aparece otra “mara” de igual o mayor magnitud que la anterior. Así que con este tipo de acciones se minimizará el efecto.

Hasta el día de hoy, la oferta política es nula, por ahora no tenemos opciones para poder elegir a un presidente aceptable para el 2019. Lo que se ve venir es un desfile de personajes oscuros de la vieja política, los mismos que han llevado a nuestro país a una completa ruina.

La ley electoral sigue con lagunas y deficiencias, además de no ser funcional para la realidad del país, por lo que es inevitable que se vuelva a repetir la historia el año entrante, solo que corregida y aumentada, si no se les pone un freno. Y tristemente esa popular opción de “tener que elegir al menos malo” es inminente ya que se perdió la oportunidad de hacer reformas realmente útiles a la LEPP y lo que hicieron fue una payasada para distraer la atención.

Las leyes aquí premian a los políticos al salir del poder, al punto que tienen derecho de ser diputados al Parlacen o Congreso. Pero ahora al menos estarán señalados por “la lista negra de EE. UU.” Aunque pataleen no podrán ver a Mickey Mouse.

Ya no se debe permitir entrar a los espacios políticos a los mismos de siempre, personas sin escrúpulos y dinosaurios de la política guatemalteca, tampoco a outsiders tirados con onda como Morales, que en el fondo son fracasados y se dedican a la politiquería solo para volverse “multimillonarios”.

Es necesario y sano que aparezcan rostros nuevos, ideas frescas y renovadas. Profesionales inteligentes y honorables para acabar con el monopolio de politiqueros corruptos perpetuados en el poder de este país.

Otra excelente medida es el nombramiento del exembajador Todd Robinson como consejero para América Central del Departamento de Estado, él es un funcionario que siempre ha respaldado la lucha contra la corrupción y la impunidad, además conoce e identifica muy bien cómo se mueven las mafias en este país. Robinson es un hombre con mucho carácter y determinación, justamente lo que se necesita en Guatemala, y no un embajador que solo hace social life.

Es urgente empezar la reconstrucción de nuestro país, aunque será un largo y complicado proceso, porque mientras no se reformen algunas leyes que permiten y propician la corrupción no habrá cambios reales.

imagen_es_percepcion@yahoo.com

Archivado en:

Comentar/Ver Comentarios

  Continúa Leyendo




Powered by