Interactivo: El Congreso con nuevos rostros pero los mismos vicios

El 53 por ciento de los diputados se encuentra en su primera legislatura, pero los viejos vicios y prácticas del Congreso  aún no se erradican.

1/1

Los diputados del Congreso son en su mayoría nuevos pero las prácticas se mantienen siempre iguales. (Foto Prensa Libre: Archivo)

Una revisión a los perfiles de los 158 diputados que integran la legislatura 2016-2020 permitió establecer que pese a que la mayoría es nueva, el trabajo en el Legislativo no tiene cambios palpables.

Una muestra de ello es que solo el 4 por ciento cumplió con asistir a las 98 sesiones de trabajo que se llevaron a cabo este año.

PLDatos hizo un análisis del perfil de los congresistas, con base en sus edades, los períodos electos, ausencias y asistencias al pleno, la cantidad de iniciativas de ley presentadas y las votaciones individuales que hicieron en casos claves, como el Pacto de Corruptos y el intento de retirar el antejuicio al presidente Jimmy Morales.

Según la recopilación, el diputado guatemalteco promedio tiene 48 años, su edad legislativa es de 1.7 años, se ha ausentado 12 veces de las sesiones y ha presentado dos iniciativas de ley.

La revisión, que se obtuvo de los perfiles publicados en la página del Congreso, también revela que, aunque más de la mitad —53 por ciento—  fue electa por primera vez, la experiencia del 47 por ciento restante es lo que pesa a la hora de la aprobación de los decretos.

Busque a su diputado

En el siguiente interactivo ingrese el nombre del diputado de su interés para conocer información básica, como edad, periodos electo y cantidad de antejuicios en su contra. Además, conozca como votó en el Pacto de Corruptos y los intentos por quitar la inmunidad al presidente Jimmy Morales.





Un Congreso variado

Este año, el Legislativo estuvo formado por 124 diputados de entre 40 y 70 años, lo que representa el 78 por ciento. Otro 18 por ciento lo integra congresistas de entre 25 y 39 años, y el 4 por ciento restante no tiene edad registrada en su perfil.

En cuanto a los períodos de gestión, el 24 por ciento —39 diputados— fue reelecto y el 22 por ciento —35 congresistas— tiene tres o más períodos de laborar en el Congreso.

Solo siete de los 158 diputados —4 por ciento— tienen tres o menos ausencias, lo que significa que el 96 por ciento faltó entre cuatro a 44 veces a las sesiones del pleno.

Tres diputados no integran ninguna comisión de trabajo, mientras que dos están activos en seis de ellas.

Dos legisladores han presentado 10 iniciativas de ley durante el 2017, otros 19 han propuesto entre cinco y nueve, y 48 de los 158 no han presentado ninguna solicitud de creación o modificación de normativas.

Los ausentes

De manera individual se pudo determinar que la diputada más faltista, con 45 ausencias, es María Stella Alonzo, electa por primera vez para esta legislatura con el Partido Patriota, y que ahora es independiente.

Le siguen en la lista María Eugenia Tabush Pascual, del partido Visión con Valores, con 44 faltas, y Lucrecia Carola Samayoa Reyes, de la Unidad Nacional de la Esperanza, con 33 ausencias.

Los congresistas con mayor edad son Oliverio García Rodas, independiente, y Javier Alfonso Hernández Ovalle, del partido oficialista —Frente de Convergencia Nacional FCN-Nación—. Le siguen Fernando Linares Beltranena, del Partido de Avanzada Nacional, 69, y Erwin Enrique Álvarez Domínguez, de Convergencia,  68, al igual que Arístides Crespo Villegas, del Frente Republicano Guatemalteco.

Sus votos

Los diputados son electos como representantes de un distrito; sin embargo, al momento de votar  lo hacen como un bloque, por lo que los resultados no necesariamente coinciden con lo que necesita la población que los eligió.

Eso se evidencia al hacer el análisis por bloques legislativos en las votaciones más controversiales de este año, como los dos intentos por quitar el antejuicio al presidente Jimmy Morales y las reformas al Código Penal para reducir penas al financiamiento electoral ilícito y quitar responsabilidades a los secretarios generales de los partidos políticos.

En el caso de esas reformas, 31 de 37 diputados de FCN-Nación votaron a favor; los otros seis, ausentes.

La Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) aportó 27 de 31 votos para esa aprobación, y de los 16 votos del bloque Todos, nueve fueron a favor, uno en contra y seis ausentes.

La presión que la población hizo al Congreso durante el segundo intento de votación sobre el antejuicio tuvo sus efectos, y así lo revela la forma en que votaron las bancadas.

En la primera ocasión, FCN votó de manera unánime en contra de dejar sin inmunidad a Morales, pero en la segunda, el 21 de septiembre, 16 de sus integrantes prefirieron abstenerse.

La UNE cambió totalmente su forma de votar, pues en la primera oportunidad 15 de sus 31 votos fueron para proteger al mandatario, pero en la segunda 30 votos fueron a favor de investigarlo.

El politólogo José Carlos Sanabria aseguró que es necesario que el Congreso se integre con coherencia y que se evidencie la unidad en la actuación de los diputados con las necesidades de la población a la que representa.

“Lo importante son las prioridades del distrito, y que esto se refleje en el diputado y el bloque al que pertenece, pero eso no se da en el Congreso”, aseguró el experto.

Archivado en:

Comentar/Ver Comentarios

  Continúa Leyendo




Powered by