Bomberos narran cómo vieron cerca la muerte, pero la solidaridad los ayudó a sobrevivir

Quedaron en medio de las llamas de un incendio forestal en un barranco en Las Charcas, zona 11 capitalina. El calor era tan intenso que respirar era casi imposible. La angustia se apoderó de ellos, pero su espíritu de perseverancia y compañerismo les salvó la vida. Esa es la historia de dos bomberos voluntarios que relatan los momentos de angustia que vivieron.

1/3

Los socorristas Érick Pérez y Raúl Martínez muestran parte del equipo que utilizaron durante el control del incendio forestal en Las Charcas, zona 11 de la capital. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

La experiencia de estos dos socorristas es una muestra de lo que a diario enfrentan los bomberos guatemaltecos para salvar vidas.

Todo comenzó el 1 de mayo último, cuando los socorristas Érick Pérez Arroyo, de 35 años, y Raúl Martínez, 58, de la compañía de Bomberos Voluntarios número cien, de Ciudad San Cristóbal, zona 8 de Mixco, integraban el equipo que controló un incendio en la colonia Las Charcas.

Pérez tiene ocho años como socorrista; de estos, seis en la guardia permanente. En su relato indicó que cuando llegaron al lugar el incendio era extenso y, luego de ponerse el equipo necesario, unieron las mangueras para combatir el fuego.

“Primero se analiza el área y se determina la dirección del viento, así como el tamaño y la densidad de la maleza”, explicó Pérez, quien añadió que se quemaba hojarasca rodeada de árboles grandes.

Lea también: Niño de seis años salva a sus hermanitos de incendio

Recordó que junto a Martínez combatían el incendio cuando se terminó el agua, por lo que su compañero con una pala trató de mover de lugar la hojarasca, para evitar que el fuego avanzara.

Pérez refirió que el esfuerzo de Martínez fue en vano, ya que en segundos el fuego lo envolvió. “Escuché los gritos de mi compañero que pedía ayuda”, expresó.

Agregó que se encontraban en una ladera y la manguera más cercana se ubicaba a unos 20 metros, por lo que sin pensarlo se acercó a donde estaba Martínez para rescatarlo, pues haberlo dejado solo pudo haber significado que muriera carbonizado.

Relata rescate

Pérez manifestó que para salvar a su compañero lo tomó por la chaqueta para sacarlo del fuego y sofocar las llamas de su equipo y el casco protector. El fuego no le causó lesiones.

La situación empeoró, pues la inhalación de humo causó que Raúl Martínez perdiera el conocimiento y eso impidió que lo llevara a un lugar más seguro. “El fuego lo teníamos a unos 25 o 30 centímetros de distancia”, afirmó Pérez.

Podría interesarle: El escalofriante relato del fantasma de una mujer en la estación de bomberos

Añadió que trató de motivar con palabras a su compañero, pues movilizarlo era difícil por el intenso humo y lo empinado del barranco.  Uno de los pasos fue quitarle la chaqueta y el casco a Martínez para tatar de ventilar su cuerpo.

Para alejarse de las llamas recuerda que lo jaló por lo tirantes, pero estos se zafaron del pantalón y este se deslizó unos metros hacia abajo. En ningún momento abandonó a Martínez y el pensamiento era que morirían quemados.

“Pensé que moriríamos. Tengo esposa, cuatro hijos y a mi madre. Pensé que quedarían solos y que nunca los vería graduados de la universidad”, comentó Pérez.

Pérez gritó pidiendo auxilio, y rogaba a Dios que detuviera el fuego. Luego, entre el humo, sus compañeros lo escucharon y accionaron para llevar mangueras y controlar las llamas.

Erick Pérez tiene ocho años como socorrista; de estos, seis en la guardia permanente. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Erick Pérez tiene ocho años como socorrista; de estos, seis en la guardia permanente. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El humo y el calor afectó las vías respiratorias de ambos, por lo que recibieron atención médica.

Raúl Martínez, el otro bombero que sobrevivió, quien tiene 38 años de servicio, dijo que cada incendio es único, pues cuando llegan para combatir uno estructural desconocen el tipo de material que se quema o qué se almacena en el lugar.

Respecto de los incendios forestales, señaló que se enfrentan a lo escabroso del terreno, difícil acceso y lo empinado del lugar.

Pedir auxilio fue clave

Afirmó que fue angustioso lo que vivió, porque trató de hacer brecha para que el fuego no avanzara, pero por ser ladera perdió el equilibrio y el fuego lo alcanzó. “Mis guantes también agarraron fuego, por lo que grité para pedirle auxilio a mi compañero. Fue difícil que me escuchara por el ruido”, relató Martínez.

Con semblante de satisfacción expresó que lo que le salvó la vida fue la hermandad y la lealtad entre socorristas, la cual es importante, pues todos dependen de todos para trabajar en equipo. “No debe haber enemistad entre nosotros”, dijo.

Raúl Martínez señaló que en un incendio forestal se enfrentan a lo escabroso del terreno, difícil acceso y lo empinado del lugar. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Raúl Martínez señaló que en un incendio forestal se enfrentan a lo escabroso del terreno, difícil acceso y lo empinado del lugar. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Recuperó el conocimiento en el hospital, pues sufrió intoxicación por la inhalación de gases.

“En la angustia, pensé que no vería de nuevo a mi familia. Nuestro lema es: entran dos salen dos”, mencionó respecto de las emergencias.

Contenido relacionado

> Bomberos denuncian robo de baterías de unidad contra incendios

> Si no es emergencia, no llame a los bomberos

> Bomberos se enfrentan a todo tipo de peligro para servir a la población

Archivado en:

Comentar/Ver Comentarios

  Continúa Leyendo




Powered by